loader-logo

Soluciones vs Problemas.

Y tú ¿Qué ves?

¿Te has preguntado por qué hay personas que fácilmente pueden salir de situaciones complicadas o ven oportunidad ante el caos? Bueno, pues hay algo super importante y son las mentiras que te cuentas.

Cuando somos pequeños vamos fijando creencias por medio de las vivencias que tenemos. Pegadas por las emociones que vivimos durante la experiencia y se van repitiendo por la comunicación intrínseca que utilizamos.

Este año estoy segura que como yo, tuviste momentos complicados y, en esta sección del blog, quiero platicarte lo importante que es trabajar tu mentalidad; sobre todo porque la manera en que te comunicas contigo te va llevar a salir de los problemas a los que te enfrentas constantemente.

Lo primero importante a trabajar es tu atención.

Nuestro cerebro únicamente puede atender una acción a la vez, es decir, enfocarte de una a una garantizará que se resuelva más rápido lo que estás haciendo. Un problema bien planteado nos da la mitad de la solución, además de que evitará dejar actividades inconclusas.

¿Qué palabras te dices a ti mismo?

La importancia de la comunicación.

Nuestra comunicación puede darse de manera extrínseca o intrínseca, en esta ocasión hablaremos de la intrínseca.

Existen palabras que bloquean, distorsionan, motivan o desvalorizan los mensajes que generamos. Por ejemplo, la palabra PERO, desaprueba lo que dijimos anterior a ella, brindando más valor a la segunda frase.

“La sopa te quedó muy rica, pero tendría mejor sabor si llevara crema”. En automático, estamos generando un mensaje negativo. La palabra TENGO QUE, nos genera obligaciones, y cuando se utiliza para actividades que deseamos realizar se convierte en un deber.

Curiosamente al ser un país conquistado nos genera resistencia. Yo te sugiero utilizar las palabras QUIERO o VOY para garantizar que tu emoción sea utilizada para motivarte, no para imponerte una acción.

Revisa la manera en que hablas contigo, cómo te diriges a ti mism@. Esto traslada a tu mentalidad hacia las soluciones o hacia los problemas (puedo o no puedo). Sobre todo si utilizas palabras como “FÁCIL”, que te llevará a generar recursos.

Cuando vemos las cosas casi imposibles usamos la palabra “DIFÍCIL”. Si en su lugar, utilizas la palabra “POCO FÁCIL”, le dices a tu cerebro que te va costar trabajo y puedes lograrlo si te esfuerzas, es cuestión de voluntad.

¿Eres víctima o protagonista de tus situaciones?

Víctima o protagonista.

La mente puede convertirse en el auto que tú desees. Ejercita tu cerebro para decidir si atraes a un Mercedez o a un Renault.

Tener una mentalidad de ganador o perdedor dependerá de la atención que pongas en tu enfoque. Una vez identificado dónde te colocas comienza a cambiar tu lenguaje y ejercita tus pensamientos.

Técnica del Stand Up.

Lo primero es identificar qué vemos: SOLUCIONES O PROBLEMAS. Una forma sencilla de descubrirlo es la siguiente:

  • Redacta tu historia personal de la manera más trágica. Hazla completamente miserable, contando los malos momentos, las heridas, lo malas que fueron las personas contigo, con la emoción más triste.
  • Después cuenta la misma historia como si fueras a estar en un escenario de comedia y buscarás que el público logre reírse contigo.
  • Crea una tercera versión solo con tus logros de la situación. Resaltando los aprendizajes que obtuviste de todos lo momentos que has vivido, los porqués de tus decisiones y lo increíble que ha sido tu historia.

Con esto descubrirás cómo en un escenario tu mente puede llevarte al polo positivo o negativo. La decisión siempre será tuya, puedes optar por vivir en cualquiera de los dos.

Así que te invito a realizar el ejercicio anterior. La vida pasa para llevarnos a evolucionar. No es sencilla, pero puedes volverla maravillosa si utilizas las palabras de manera adecuada y así programarte hacia el éxito. Que no es más que disfrutar el momento presente.

Previous Article


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *