loader-logo

Los tres momentos más importantes del día para trabajar tu mentalidad.

Esta semana quiero hablarte de un hábito que cambio mi vida.

En el 2018 conocí al mentiroso más grande del mundo, y antes de contarte quién era, es importante darte el siguiente antecedente. Resulta que en ese año conocí el tema de las leyes universales y el poder de la energía, entiendo que puedas creer, tener fe o no en estos temas, pero por esta vez permite que nueva información pueda ponerte a investigar al leer lo siguiente. Si tienes arriba de 30 años, imagina que estamos en los años 50’s y dices que el wifi es algo que no ves, que no puedes tocar, pero existe y te da conexión, puede conectarte en diversas áreas de tu casa con aparatos de comunicación electrónica y te permite hablar con personas de todo el mundo, sería super loco para que alguien pudiera creerte, ¿cierto?, bueno así será esta historia.

Hay momentos en la vida en que nos conectamos con algo a lo que conocemos como “alma”, tu esencia, lo que habita tu cuerpo, el alma es tu intuición, en donde se concentra la energía del amor, nuestra parte sabia del ser y podemos escucharla al callar la mente. La mente es nuestra parte razonable, la que nos mantiene a salvo, tiene creencias y experiencias que nos llevan a interpretar el mundo en que vivimos de acuerdo a los lentes que estamos usando.

Te voy a mencionar algunos de estos lentes: victimismo, miedo, enojo, abandono, traición, control, entre otros.

El cerebro tiene dos hemisferios que concentran la información que recibimos; del lado derecho está la parte emocional y creativa y, del lado izquierdo, la parte racional y lógica. Seguro te estás preguntado por qué esto es importante y qué tiene que ver con el mentiroso más grande del mundo; bueno, pues resulta que gracias a nuestros mecanismos neuronales, hemos ido formando algo que se llama “la realidad en la que vivimos”, aunque algunos otros siguen llamándolo “destino”, y hoy quiero decirte que el mentiroso más grande del mundo vive dentro de cada uno de nosotros, cuando NO sabemos escuchar la voz de nuestra alma. Existe una técnica buenísima para comenzar a conocer al ser que vive dentro de ti lleno de abundancia, creatividad, amor, libertad, gratitud y es la técnica de la MEDITACIÓN.

La meditación es la forma más eficiente de callar al mentiroso más grande del mundo.

Existen muchas maneras de meditar, si alguna vez has meditado, sabrás lo maravilloso que es y los resultados tan brutales que comienzas a tener en hábitos, decisiones, acciones y mucho más.

Nuestro cerebro está compuesto de neuronas (células) que por medio de electricidad (chispazos) se comunican y generan ondas o vibraciones con frecuencia (lo que genera el estado en el que estamos, en automático, presencia mental, dormidos, etc.) y nosotros podemos pasar de una onda a otra de acuerdo a los movimientos que hacemos, en esta ocasión te voy a hablar de 3 ondas muy importantes.

  1. Beta: Son el estado en el que andamos casi siempre si no hemos aprendido a trabajar nuestra mentalidad y es donde aparece la ansiedad, la depresión y el estrés, nos mantiene en el victimismo, la crítica, la queja, el miedo y las falsas interpretaciones.
  2. Alfa (Alpha): Nos mantienen en estado de presencia mental, normalmente, cuando somos pequeños, es el estado que predomina por lo que somos como esponjas en esos años.
  3. Theta: En las que estamos en momentos de meditación profunda, atención al interior y a nuestros 5 sentidos, es decir, en conexión total, en un estado de coherencia y escuchando y callando.

¿Cómo inicié en la meditación?

Ahora bien, te voy a contar algo que posiblemente te parezca familiar. Durante mucho tiempo fui una chica distraída, con reacciones emocionales, quemada por el químico, pero muy calladita, dejando que el miedo predominara, apegándome a las personas, pendiente de la vida de los demás antes que de la mía, pensado en que un príncipe azul salvaría mi existencia e historia, que iba a ser feliz cuando logrará “x”objetivo, y sin presencia mental y con muchísima ansiedad. Las primeras practicas que comencé a hacer para mejorar esto fueron la yoga y la meditación, después de pasar por un proceso en donde perdí mi identidad, la cordura de mis decisiones, y me dejaba comer por el  mentrioso más grande del mundo.

Comencé a buscar apoyo.

Aunque sea difícil de creer los terapeutas somos lo primeros que ocupamos entrenarnos para subir el nivel de lo que podemos ofrecer y ser coherentes, lo que llamamos “primero voy yo”, así que después de algunas sesiones de terapia, comencé a realizar yoga y meditación y, aunque al inicio fue difícil dejar de serme fiel, decirle adiós a lo que conocía y alejarme de ello, lo logré y comencé a trabajar mi mentalidad.

Existen tres momentos cruciales en el día para ponernos en estado de vigilia y son:

  1. Al despertar: Pues canalizas tu energía a lo positivo y con lo que definirás el rumbo que tomará tu día.
  2. Después de comer: Cuando comemos, nuestro cuerpo lleva la sangre al estómago para poder realizar lo que conocemos como digestión, entonces neuronalmente estamos más manipulables, durante el famoso “mal del puerco”.
  3. Antes de dormir: Pues llevarás la paz y el equilibrio antes de entrar en reposo.

Louise Hay, una de las mujeres más representativas en el movimiento del nuevo pensamiento, cambió su vida con trabajar sus emociones y mentalidad, puedes buscarla y comenzar a practicar. Si estás interesado en conocerte mejor y que sea tu primera vez contigo, comienza ahora mismo, vas encontrar cosas que no conocías de ti, puede ser poco fácil al inicio pero con el tiempo, los resultados serán muy gratificantes.

Recuerda la vida es muy corta para que la vivas con los ojos cerrados, el corazón acorazado, sin sabor, sin triunfos, sin un amor real y sin un buen sexo. Así que conoce al gran mentiroso, cállalo, y comienza a escuchar.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *