loader-logo

“Lo que niegas te somete lo que aceptas te libera”. Carls Gustav Jung

Cerrar ciclos es un proceso de aceptación y a veces es tan doloroso, que en muchas ocasiones evadimos la responsabilidad de hacerlo, el miedo y el aferrarte a una respuesta nos hace darle vueltas al asunto y engancharnos con tratar de saber por qué sucedió.

Constantemente tenemos situaciones en donde perdemos, lo más común es cuando una persona se va, pero la pérdida está presente en el trabajo, en algún objeto material, alguna mascota, entre otras cosas. La intensidad del dolor de la pérdida se genera acorde al valor que cada uno de nosotros le damos, es decir lo que significó de manera individual. Por lo tanto, quiero decirte que nadie entenderá completamente lo que sientes, es muy complicado, vemos el mundo acorde a lo que somos.

Mi primer consejo sería dejar que se manifieste el sentimiento ante la pérdida, sin actuar, únicamente sentir y lo más importante reconocer la emoción, ponerle nombre y apellido, quejarte, gritar, llorar, dejar que fluya lo que sientes. Posteriormente ser honesto contigo y aceptar que te “caló” (a quién le gusta perder), y después de esto, ahora sí integra el suceso. Casi siempre queremos una respuesta y más en el tema de la pareja o en la trascendencia de una persona, queremos una explicación. Aunque sabes, la mayoría de las veces esa respuesta no llega, y la buena noticia, es que puedes hacer el cierre sin su presencia.

Te dejo los siguientes tips para ayudarte a realizar el cierre:

  1. Comienza aceptando que ya se terminó, decide por ti, tu paz es tu responsabilidad, perdónate y evita pasar culpas al otro. Declara que aunque te la deben, tú decides que no te la paguen, perdona. Puedes contarle a alguien, en lo personal yo prefiero ponerle fin escribiendo. Redacta todo lo que sentiste, lo que quieres decir, y también algo que quieres para ti en tu futuro.
  2. Otra forma de cerrar es realizando una acción, hablando con la persona, firmando un documento de divorcio, renuncia, son actividades que marcan cierre.
  3. Realiza un ritual, ejemplo, puedes escribir una carta de despedida que no enviarás, quemas o rompes fotos, tiras o entierras objetos significativos. Elige el ritual que tenga mayor significado de despedida para ti, pero recuerda realizarlo desde la gratitud y voluntad de liberarte. Al final puedes utilizar el agua para cerrar el ritual, deja que ella se lleve lo que ya no quieres llevar contigo.
  4. Responde tus preguntas sin respuesta con la frase “no sé”, tratar de llenar huecos con explicaciones propias hace que no soltemos la situación, porque muchas veces no tendremos la versión completa, evita poner juicios y explicaciones propias.
  5. Cuando una persona trasciende, es importante que hagamos las paces con ella, cerrar con dudas, con ambigüedad y decidir cómo queremos recordarla. Si te lo permites ella siempre estará contigo.

Recuerda que es importante sacar lo viejo para que lo nuevo pueda entrar. Y lo más importante es que donde está tu energía esta tu vida.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *