loader-logo

Gánale a la agenda con técnica

En esta ocasión quiero hablarte de un tema super importante: “si quieres que Dios se ría de ti haz planes”, y te voy a decir por qué es tan importante realizarlos. Planear te lleva a generar objetivos y el miedo a no cumplirlos, nos mantiene en la zona de confort pero, no definir qué es lo que deseas hacer, es igual a pedir un Uber y, una vez arriba, decirle al conductor que no sabes a donde quieres que te lleve. ¿Te imaginas lo que sucedería? Exacto, seguramente te llevaría a un lugar al que no quieres ir, generando ansiedad, estrés y, lo más importante, perdiendo la oportunidad de intentar o realizar algo que te gusta. Entonces quiero platicarte la técnica que me ha funcionado para mejorar los tiempos y “ganarle a la agenda”.

Antes de empezar, déjame aclarar que no importa si el plan no resulta como deseas, la experiencia después de vivir el intento te marca el camino por donde no ir.

Esto es valiosísimo, porque si lo aplicáramos y observáramos en nuestra vida diaria, dejaríamos de tropezar con las mismas piedras constantemente.

Antecedente.

Hasta hace unos meses, yo me consideraba una “nightperson” la chica que trabajaba mejor de noche, concentrada y creativa.

Curiosamente uno de los negocios que manejo arranca temprano en las mañanas.

No imaginas el sufrimiento que era dormir pocas horas y levantarme temprano, beber una enorme taza de café y andar como zombie hasta medio día para comenzar a trabajar; con mis comidas desordenadas, actividades arrastradas, y teniendo más tiempo para resolver problemas de los demás, es decir, sin priorizar.

Los puntos clave para la eficiencia.

El tema de negocio y emprendimiento me apasiona enormemente y comenzar a crecer implica prepararte, así que decidí juntarme con personas más inteligentes que yo en este tema, y aprendí las siguientes lecciones:

1. “Gánale a la mañana”. Cuando yo escuché esto pensé ¡qué, qué! ¿Cómo le voy hacer?, por lo tanto, para analizar, comencé a hacerme preguntas: “Dormir tarde y levantarte temprano, ¿qué beneficios te está generando?, ¿qué tanto te está acercando hacia tus objetivos?”. Definitivamente encontrar las respuestas fue sencillo. Me gusta disfrutar de las noches aunque mis acciones me causaban más dolor que placer, (observa, como hay cosas que nos gustan, pero no nos nutren). 

2. “Suelta el celular”. Si existe algo importante te van a llamar”. Esta noticia fue de susto, pues hay días que pienso que, si me pagaran por cada vez que suena mi celular, ya sería millonaria; aunque estoy de acuerdo, muchas veces perdemos horas en el teléfono, sin hacer nada productivo; es un distractor, así que comencé por silenciarlo, y dejarlo. 

3. “Una actividad a la vez”. Esta mención rompió mi corazón pues según yo “soy multitareas”, es decir que puedo escuchar música, bailar, comer, contestar correos, chats, trabajar, escuchar tres temas y entender, que si lo piensas es completamente ilógico. Nuestro cerebro solo atiende una cosa a la vez, por lo tanto la siguiente frase me la tatúe:

“Cuando algo te importa, dale TODA TU ATENCIÓN”.

Así que comienza a revisar a qué lugares llegas tarde, con quién quedas mal, cuáles actividades evades, qué temas no deseas platicar, qué comidas rechazas y notarás que no te interesan lo suficiente o no te motivan completamente.

Claro que hay cosas que nos gustan mas que otras, lo interesante es descubrir cuáles nos nutren y cuáles no y, aunque no sean tan placenteras, cuál es la ganancia al realizarlas. 

Es válido y sano cambiar el plan y la ruta para llegar, pero no cambiar tu objetivo.

Encontrar qué te funciona y qué no es una actividad de observación constante. También notar qué te ha generado avanzase y qué no, cuáles son tus actividades cíclicas y cuáles afectan directamente a la ejecución de otras actividades tuyas o de alguien más.

Anteriormente entrenaba por las noches. Terminar mis actividades antes de las 7 p.m. era importante para lograr salir del gimnasio a las 9 p.m. Definitivamente esto casi nunca sucedía, algo se atravesaba o dejaba tareas sin cumplir, afectaba el trabajo del equipo del negocio del bar y, en ocasiones, debía salirme del entrenamiento para atender las urgencias que ocurrían por no organizarme, o prevenir lo que sé que es importante.

El bar tiene necesidades que son clave para la apertura y, si dejo al personal sin armas, ¿cómo podrán defenderse en la batalla?. Entonces es super importante definir lo siguiente. 

Se honest@ y amable contigo, distribuye tus tareas.

  • Identifica y escribe preferentemente una noche anterior qué es lo importante y lo urgente de tus actividades al siguiente día.
  • Define las actividades que están ligadas y las que son cíclicas. Por ejemplo: algo rutinario es realizar deporte, algo cíclico, pagos de servicios.
  • Responde a la pregunta “para qué estoy realizando esta actividad”.
  • Toma muy en serio tu tiempo de descanso. Sinceramente este punto lo practico poco, aunque ya estoy aprendiendo.

Los limites y el precio de convertirte en tu mejor versión.

Resulta que mi papá es una persona sumamente ordenada, tiene un espacio para cada cosa, tiempos medidos y colocar límites le ayudaba a realizar muchísimas cosas en el día. Comencé a preguntarme ¿cómo lo lograba? porque observé que yo hacía menos cosas y tenía un caos; entendí que si quería mejorar era importante cambiar ciertos detalles.

1. Encuentra tu motivo para ganarle a las mañanas. Te voy a contar un secreto tengo modelos de las personas a las que admiro y me quiero parecer, los tengo pegados en mi recamara, me recuerdan que llegar al lugar en dónde están, tiene precio y si yo quiero lograrlo es importante pagarlo.

2. Los límites con el tiempo son importantísimos. Comencé a decir “estoy ocupada”. Esto causó conflicto en algunas personas al principio pero, te seré honesta, decir que no, incluso conmigo misma, me ha llevado a mejorar mis hábitos, mis resultados y entender que ser honesta en decir no puedo en este momento, pero lo agendo.

Gracias a esto he logrado tener menos ansiedad, ganar más dinero, dormir mejor, estar bien alimentada y tener presencia mental en lo que hago. Una tarea a la vez, una persona a la vez.

“Mantenerte en la incomodidad te llevará a crecer tu comodidad, y estar en la comodidad te generará una constante incomodidad”


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *