loader-logo

Así como somos, somos en todo.

Hay frases que los psicólogos llegamos a escuchar en algún momento de nuestras vidas: “eres bruj@”, “¿cómo sabes?”, “¿me estás siguiendo?”.

En ocasiones es complicado no hacer referencia a una característica de las personas en una charla. Porque a eso nos dedicamos, a estudiar la conducta humana, las emociones, el lenguaje, el apego, las expresiones y conexiones neuronales, entre otras. Entre más profundicemos en conocernos a nosotros mismos será más fácil entender al otro porque somos personas y nuestras vivencias son similares. Lo que más me gusta de este proceso es que la gente que sana, sana a los demás. En lo personal me parece maravilloso, porque nos damos cuenta que la respuesta está dentro de nosotros.

Comenzar a conocerte puede abrirte muchas puertas y una de las principales es lograr ejecutar lo que te propones. El primer paso se observa en el comportamiento. Primero es necesario ubicar los antecedentes, para comenzar a trazar las líneas hacia el futuro.

Una técnica sumamente importante que te ayuda a conocer qué es lo que quieres y cómo comenzar a lograrlo es la técnica FIA . En lo personal yo la utilizo en muchas áreas de mi vida, sobre todo en temas laborales y de pareja. Dice un dicho muy famoso: “lo que te checa te choca”. Estoy segura que en la mayoría de las ocasiones te es más fácil observar o resolver un problema en alguien más que en ti.

¿Cómo funciona el FIA?

Es una herramienta que define tus prioridades en tres sectores: las fundamentales, las indispensables y los accesorios para ti. Tener claro qué quieres negociar y qué no, hará que tengas coherencia en lo que deseas y, cuando estés decidiendo un camino incorrecto, comenzarán a aparecer el enojo y el disgusto. En ese momento podrás revisar tu tabla para reflexionar si te estás desviando o tus acciones te siguen llevando por el camino que quieres.

Hagamos un ejemplo: Piensa en la persona que te gustaría ser en 5 años y responde a las siguientes preguntas: ¿Cómo va lucir?, ¿En qué va trabajar?, ¿Dónde va a vivir?. Tus respuestas van a diseñar a tu YO del futuro, el que tendrá 5 años para dar pasos y llegar a esa mejor versión. Vas a dividir una hoja en tres partes. En la primera pondrás lo que no puede faltar en esa persona: Cualidades, aspectos, acciones, lo que deseas y que no estás dispuest@ a negociar; es decir, un MUST. En la segunda columna anota lo que no es tan indispensable pero te gustaría. En la última columna anota el plus que deseas, por ejemplo, viajar, comprar un coche, tener una casa.

Al terminar de realizar las listas observa bien si tienen lógica entre ellas, si concuerdan. Pregúntate qué tienes que comenzar a realizar para lograrlo, qué cambios y aprendizajes necesitas. Recuerda que ya no basta con saber, es necesario actuar y tener las cosas claras o tu objetivo será confuso.

Ahora bien, si aún no tienes claro qué quieres hacer o en quién te quieres convertir, comienza a observar tu entorno, quéjate y critica. ¿Qué te choca de tu alrededor?, ¿Qué te molesta?, ¿Cuáles son aquellas cosas que no soportas? y define el por qué. Después respira unos 5 minutos detenidamente, concentrándote en tu respiración y, nuevamente, cuestiona si de todas las cosas que escribiste tú no lo haces; si realmente esas personas que hay a tu alrededor tienen el poder de manejar tu vida o alteran tus emociones sin que tú lo permitas.

El efecto espejo

La mayoría de las veces las cosas que nos molestan son resultado de lo que no hacemos y vemos en los demás. A esto se le llama espejo. Cuando logras detectar que una persona no es honesta es porque tú también mientes, y puedes reconocerlo en los demás. No podemos reconocer lo que no somos. Cada vez que en tu mente piensa: “esa persona no me da confianza”, revisa qué estás reconociendo en ella que tú también en algún momento hiciste o sabes que sucederá porque también lo has hecho.

Ahora, ¿qué es lo interesante de reconocer lo anterior? que podemos cambiarlo. Puedes elegir mentir o decir la verdad. Puedes comprometerte o irte. Siempre tendremos la opción de elegir y transformarnos, pero dependerá de cada de uno de nosotros decidirlo, nadie más lo hará por ti. Podrás encontrar motivación y puede ser un gancho pero, esa gasolina, se terminará en algún momento y tendrás que aprender a ser tu propia energía. Porque tenemos un motor perfecto para llevarnos a dónde sea.

Cuando comiences a definirte podrás encontrar si vas a dar la mitad, menos o más y ten en cuenta que vas a recibir lo mismo. Nuestros resultados, relaciones, éxitos laborales, amistades y proyectos serán impactados exactamente con la misma intensidad que nosotros ofrecemos. Si te gustan las cosas hechas con detalle así será lo que obtengas. Si medio vas a estar en una relación, exactamente lo mismo vas a obtener y esto no te va gustar. Entonces aparecerá la desconfianza. Si no creces en una empresa o en tus emprendimientos, es porque tu desempeño está a ese nivel.

“Los perdedores hacen excusas los ganadores hacen caminos”


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *